Imprimir...
Compartir
A+
A-
Dormitorio de FrancoNinguna pandilla de sandios tiene derecho a dudar de la estabilidad democrática de quienes quieran conocer cómo era.

En la España de la irregularidad todo es posible. Que acabe siendo habitual que un coronel trabaje en la torre de control de Barajas, que el estado de Alerta, o de Alarma, que en absoluto lo tengo claro, persista durante quince días —como si durante quince días estuviese sonando la alarma de su casa— o que una Comisión de Seguimiento de la Memoria Histórica presione a Patrimonio nacional para que supriman el dormitorio de Franco del recorrido de visitas del Palacio del Pardo… Y que Patrimonio lo conceda. En España empieza a ser normal lo anormal, incluidos los anormales que gestionan la cosa pública, sean inútiles, caraduras o timoratos.

Sabemos por la información que recoge la web de ABC que las dependencias privadas del matrimonio Franco han sido eliminadas del circuito visitable del Palacio en el que el dictador vivió durante cerca de cuarenta años. Evidentemente, lo fundamental son las obras de arte o los antecedentes históricos que el Palacio atesora, sin embargo un símbolo que sintetiza la España de la época es la del lecho de Franco. Ahí dormía el hombre que sometió al país a un régimen opresor continuado y casi longevo. De ser ruso por nada del mundo quisiera perderme las dependencias en las que vivía, planificaba asesinatos o descansaba Stalin. De ser rumano estaría vivamente interesado en conocer cómo vivía el individuo megalómano y malvado que sometió al país en la pesadilla creada por el matrimonio Ceaucescu.

De ser chino en absoluto quisiera perderme la posibilidad de contemplar la mesa de trabajo del visionario de Mao. De ser nicaragüense reclamaría el derecho a comprobar cómo pasaban sus días los mangantes de los Somoza. De ser italiano consideraría parte de mi historia el entorno del chalado de Mussolini y por nada del mundo quisiera que me evitaran su conocimiento. De ser alemán, al fin, entendería como una afrenta que me impidieran visitar los campos de concentración de Breitenau o Buchenwald. Si la práctica de la contemplación de la historia consiste en aniquilar aquello que ha resultado opuesto a la dinámica democrática del siglo XXI que cierren rápidamente Auschwitz, que dinamiten la momia de Lennin y que clausuren los osarios de Pol Pot.

El paternalismo empalagoso de la izquierda más sectaria ha determinado que no somos lo suficientemente estables como para visitar la parte del Palacio desde la que se gobernaba España —o se dormía— en la noche perpetua de la dictadura franquista; y yo pregunto ¿quiénes son los necios de Patrimonio Nacional para convenir lo que puedo o no puedo visitar?, ¿quiénes son los cretinos de la Comisión de Seguimiento de la Memoria Histórica para elegir por mí lo que puedo ver o lo que no puedo ver?, ¿qué tipo de trampa y de mentira me quieren inocular esta serie de profesionales de disfrazar los acontecimientos acaecidos, estos profesionales especialistas en reescribir la historia como si las cosas nunca hubieran ocurrido?

Resulta una irregularidad histórica que persista un retén de neuróticos en vigilancia constante. Pese a quien le pese, los españoles ya somos mayores, leídos y suficientemente adultos como para comprender los símbolos de nuestro pasado sin que un grupo de sectarios decida aquello para lo que no estamos preparados. El dormitorio de Franco, treinta y cinco años después de haberse empezado a morir en su lecho, de ningún modo es una apología del fascismo, es un elemento esclarecedor de nuestro devenir. Y ninguna pandilla de sandios tiene legitimidad para dudar de la estabilidad democrática de quienes quieran conocer cómo era su habitación.


Fuente: abc

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.


 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger