Imprimir...
Compartir
A+
A-
mamuts
Después de obtener este verano los restos de un mamut conservado en un laboratorio de investigación de Rusia, un equipo de investigadores tratará de resucitar la especie utilizando las tecnologías de clonación de tejidos

Ya han creado una técnica para extraer ADN de las células congeladas

"Los preparativos para hacer realidad este objetivo se han hecho", dijo el profesor Akira Iritani, líder del equipo y profesor emérito de la Universidad de Kyoto.

El plan se resume en extraer los núcleos de las células de mamut e insertarlas en las células del huevo de un elefante de la que los núcleos se han eliminado para crear un embrión con genes de mamut.

El embrión luego se introduce en el útero de una elefante en la esperanza de que el animal dará a luz a un bebé de mamut.

Investigadores de la Universidad Kinki de Posgrado de la Facultad de Biología orientada a Ciencia y Tecnología inició el estudio en 1997.

En tres ocasiones, el equipo obtuvo la piel de mamut y el tejido muscular excavado en buen estado de la permafrost en Siberia.
Sin embargo, la mayoría de los núcleos de las células dañadas por cristales de hielo y eran inutilizables. El plan para clonar un mamut fue abandonado.

En 2008, el Dr. Teruhiko Wakayama del Riken Kobe Centro de Biología del Desarrollo, tuvo éxito en la clonación de un ratón de las células de otro ratón que se había mantenido en el congelador durante 16 años.

Basado en técnicas de Wakayama, el equipo de Iritani ha ideado una técnica para extraer los núcleos de los huevos - sólo el 2 por ciento a 3 por ciento están en buen estado - sin dañarlos.

Investigadores japoneses pondrá en marcha un proyecto este año para resucitar a los mamuts extintos utilizando la tecnología de clonación para que los extintos paquidermos regresen a la vida en torno a cinco años.

La primavera pasada, el equipo invitó a Minoru Miyashita, profesor de la Universidad de Kinki que fué invitado porTennoji Osaka Zoo a participar en el proyecto.

Miyashita preguntó por todos los zoológicos del país para que le donaran células de elefante huevo cuando sus elefantes hembra murieron.

El cambio climático puso al mamut lanudo al borde de la extinción y luego los humanos terminaron de aniquilarlos, según un estudio español publicado el martes y que se suma al debate sobre la desaparición de estos mastodontes de la Edad del Hielo.

mamutsEran auténticos hijos del frío, perfectamente adaptados a las duras condiciones de las heladas y resecas estepas del norte de nuestro planeta.

Durante trescientos mil años, y sin interrupción, ocuparon amplias zonas de Eurasia y Norteamérica. Atravesaron, es cierto, por situaciones difíciles, pero siempre se las arreglaron para sobrevivir.

Su declive definitivo comenzó hace 21.000 años, tras el último máximo glaciar

Desde entonces, y debido al progresivo calentamiento del planeta, su número fue disminuyendo hasta que, hace menos de cuatro mil años, los mamuts desaparecieron para siempre.

A través de modelos climáticos y restos fósiles, los investigadores determinaron que el aumento de las temperaturas también había afectado el hábitat de los mamuts de tal manera que, cuando los humanos llegaron a su territorio hace aproximadamente 6.000 años, las poblaciones estaban ya pendiendo de un hilo.

“El colapso del nicho climático del mamut causó una disminución significativa en el tamaño de la población, haciendo al mamut lanudo más vulnerable a la presión de caza cada vez mayor de las poblaciones humanas”, escribieron los investigadores en la revista PLoS Biology.

Existe un candente debate entre los científicos acerca de qué llevó a animales como el mamut lanudo a la extinción, destacó David Nogués-Bravo, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales, que lideró el estudio.

Algunos argumentan que el cambio climático fue el responsable, mientras que otros promueven la teoría del “ataque relámpago” o “sobrecaza” que es una teoría propuesta en 1967 por el científico Paul Martin, de la Universidad de Arizona, según la cual los humanos, con armas primitivas, arrasaron poblaciones de animales que nunca antes se habían encontrado con personas.

Ha sido difícil investigar las dos causas de extinción para determinar cuál jugó un rol mayor, con muchos estudios respaldando una teoría o la otra, dijo Nogués-Bravo.

El enfoque de su equipo fue comparar un modelo climático con restos fósiles que databan de diferentes épocas, entre los 6.000 y los 126.000 años de antigüedad, para analizar el papel que jugaron los humanos y el medioambiente por separado.

mamutsLos científicos realizaron detallados modelos climáticos de hace 126.000, 42.000, 30.000, 21.000 y 6.000 años respectivamente.

Los científicos vieron que, hace 126.000 años, con un clima incluso más cálido (y por lo tanto menos favorable) del de hace 6.000, los mamuts lograron sobrevivir. “Pero es que entonces no había humanos en el norte de Europa”.

El estudio mostró que el clima más cálido había puesto al borde de la extinción a estos animales – que habitaban en la tundra fría y seca – para cuando los humanos llegaron a su hábitat, en general restringido al Ártico y Siberia, hace 6.000 años.

Los investigadores estimaron que, basados en la población de mamuts en ese momento, cada humano tendría que haber matado sólo a un animal cada tres años para provocar la extinción de la especie.

“Nuestro análisis sugiere que los humanos aplicaron un golpe de gracia y que el tamaño de las áreas climáticas apropiadas disponibles a mitad del Holoceno eran demasiado pequeñas para albergar a poblaciones capaces de soportar la presión cada vez mayor de la caza humana”, escribieron los investigadores.


Fuente: noticiaalternativa

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.


 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad





TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger