A+
A-
Termómetros
Los termómetros son uno de los instrumentos de medición más comunes, y todos en nuestra casa tenemos uno. Obviamente, el uso que le damos es en general para medir la fiebre, pero no es este el único uso que se le puede dar a un termómetro, ya que basta salir a la calle y ver termómetros callejeros midiendo la temperatura del ambiente, por ejemplo. Hoy explicaremos cómo funciona un termómetro, para meternos dentro de la "maquinaria" de este instrumento en apariencia tan simple.

El termómetro funciona respetando la dilatación térmica del metal. Algunos metales (con diferencias de grado entre sí) se dilatan cuando son expuestos al calor, y el mercurio es muy sensible a la temperatura del ambiente.

Por ello los termómetros están generalmente fabricados con mercurio, pues éste se dilata cuando está sujeto al calor, y ello nos permite medir su dilatación a escala.

Cuando el mercurio en el interior del termómetro recibe calor, éste experimenta una dilatación que hace que recorra el tubo del termómetro. Así, cuando el mercurio atraviesa la escala numérica, podemos medir la temperatura del organismo, o de lo que sea que estemos midiendo.

En la mayor parte del mundo las escalas de termómetro están en grados Celsius, pues esta es la más común de todas. Sin embargo, algunas naciones se empeñan obstinadamente en utilizar otras escalas, entre las cuales encontramos:

Escala Fahrenheit (ºF).
Escala Kelvin (K).
Grado Réaumur (ºR).


Fuente: laflecha

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.



 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio