A+
A-
Trenes de carretera¿Se imagina leer el periódico, permanecer una hora colgado al teléfono, tomar un tentempié o trabajar frente al ordenador mientras conduce su propio automóvil, sin poner las manos en el volante y sin arriesgarse a un accidente o a una multa de tráfico? Un ambicioso programa de la Unión Europea, bautizado como “platooining”, trabaja en cumplir el sueño de muchos conductores.

Un grupo de científicos procedentes de cuatro países (España, Alemania, Suecia y Reino Unido), financiados por la Unión Europea, han inventado un nuevo sistema de conducción, los “trenes de carretera” o marcha en grupo, que puede revolucionar el concepto del transporte rodado. El programa ya ha sido testado, y sólo falta, en un futuro no muy lejano, llevarlo a la práctica y resolver problemas legales con los respectivos países comunitarios.

Bautizado oficialmente como Sartre («Trenes de carretera seguros para el medio ambiente»), este sistema, en el que la UE ha invertido 3,8 millones de euros en los últimos tres años, permite a los conductores incorporarse a un convoy que lidera un conductor experimentado que conoce muy bien la ruta, ya sea un taxi, un autobús o un camión y de esta forma “dejarse conducir” por él.

De esta manera, según explican los responsables del programa, gracias a la tecnología inalámbrica el conductor que va en cabeza controla la aceleración, la frenada y la dirección de todos los que lo siguen. Además de seguir las «migas de pan» virtuales que va dejando el vehículo de cabeza, el resto del convoy dispone de sensores para detectar al vehículo que les precede y mantener su distancia, velocidad y dirección en función de éste.

El concepto “platooning” pretende amoldarse en todo momento a las necesidades de cada vehículo, con el objetivo de ser lo más flexible posible. Si un automovilista desea incorporarse al convoy, sólo tiene que mandar una petición al conductor principal, que asume el control de su vehículo para que su ocupante pueda relajarse, leer, comer, beber, emplear un ordenador o conversar por teléfono.

Cuando desea dejar el convoy, bien porque va a hacer una parada, tomar un desvío o proseguir el viaje por su cuenta, envía una señal al conductor principal para retomar el control manual del vehículo y poder abandonar el convoy. El sistema cierra automáticamente el sitio vacío que se ha generado, acercando el vehículo que le seguía al predecesor.

Los científicos encargados del programa Sartre realizaron recientemente un ensayo en un circuito de pruebas de Volvo ubicado cerca de Gotemburgo (Suecia) con un convoy formado por un vehículo que seguía a un camión (ver vídeo de la información en inglés). El vehículo pudo aproximar al camión y seguirle sin problemas durante el trayecto mientras su conductor leía el periódico y se tomaba un café plácidamente. “Es una sensación bastante inusual”, reconocía el conductor, que no podía evitar avistar de reojo a la carretera.

«Estamos bastante satisfechos con el hecho de que los distintos sistemas interactúen tan bien ya en el primer intento», argumenta Eric Coelingh, ingeniero experimentado de Volvo Cars. «No olvidemos que los componentes del sistema han sido desarrollados por las siete empresas que integran Sartre en cuatro países distintos. El clima invernal nos ha permitido, incluso, ejecutar pruebas adicionales con las cámaras y el equipo de intercomunicación.»

El propósito último del equipo de Sartre es verificar la tecnología con un convoy de cinco vehículos integrado por dos camiones y tres automóviles.

Menos atascos y menos accidentes

Según los responsables del programa en la Comisión Europea, al omitir casi por completo el factor humano los trenes de carretera mejoran la seguridad vial, ya que el 80% de los accidentes se deben a errores humanos, muchos de ellos causados por la fatiga o las distracciones. Además, al desplazarse a poca distancia unos de otros, los vehículos que integran el convoy se benefician de una menor resistencia al aire, lo que se calcula que reducirá el consumo (y por tanto las emisiones de CO2) en un 20%.

Asimismo, al ser un convoy compacto se reducen los atascos. El sistema está especialmente estudiado para las autopistas, y más en un país como España, en el que los malos hábitos de la conducción como el exceso de velocidad (se acabó el sobrepasar los límites) o el incumplimiento de la distancia de seguridad son fuentes frecuentes de problemas.

Los responsables del programa creen que en unos pocos años los “trenes de carretera” podrán ser una realidad. Eso sí, admiten que el principal problema para su divulgación puede consistir en ajustar las normativas de tráfico de cada país. Y es que no será tan sencillo convencer al agente para que no multe al conductor que lleva su vehículo mientras teclea su ordenador sobre el volante.

- Vídeo -



Fuente: larazon

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.



 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio