A+
A-
BicicletasInvestigadores holandeses inventan un modelo que se mantiene en pie sin conductor y que puede replantear el diseño de las bicicletas

Le ocurre hasta a las mejores bicicletas del mercado. Podrán avanzar más o menos metros sin conductor, primero en línea recta, luego tambaleándose, pero tarde o temprano acaban cayendo. Un equipo de investigadores holandeses ha resuelto el misterio del equilibrio de este medio de transporte, algo que, aunque parezca de perogrullo, les había ocupado muchas horas de estudio.

Desde que se inventaron, los científicos habían considerado varias teorías sobre el equilibrio para explicar por qué una bicicleta que era empujada permanecía una serie de metros en pie sin la necesidad de ser conducida por una persona que corrigiese la marcha. Pero los factores que influían en esta estabilidad no eran válidos a partir de cierta distancia. ¿Por qué?

Ahora, un estudio publicado en la revista Science demuestra que una bicicleta sin conductor puede mantenerse en equilibrio por sí misma durante largas distancias para permanecer derecha y corregir cualquier desviación sin la ayuda, por supuesto, de elementos adicionales como los ruedines. Y no por los motivos científicos que se creía hasta ahora.

El equipo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Delft, dirigidos por J.D. G. Kooijman, diseñó un nuevo tipo de bicicleta (bautizado como patín de dos masas o PDM), que corrige a sí misma la trayectoria para evitar una caída incluso sin una torsión giroscópica en la rueda delantera y sin los efectos de ángulo de avance, los dos efectos que se creía hasta ahora garantizaban la auto-estabilización de las bicicletas.

Este nuevo modelo emplea pequeñas ruedas en contacto con discos de contragiro sobre ellos que ruedan hacia atrás para eliminar la torsión giroscópica. Además, el eje de rotación de la rueda delantera se desplaza hacia la parte trasera.

Cambiar el diseño para mejorar las bicicletas

Dicho de una manera más sencilla: los investigadores concluyen que la distribución de la masa, entre otros muchos factores, juega un importante papel en la estabilidad de una bicicleta, lo que les lleva a sugerir a los modelos que hay actualmente en el mercado no han alcanzado todo su potencial. Un planteamiento que puede ser especialmente importante para la alta competición.

“No fue fácil conseguir este modelo, ya que el primer prototipo no funcionaba y después de muchos intentos ya casi habíamos perdido la esperanza. Pero al final ha merecido la pena”, concluye el estudiante de Doctorado Jodi Kooijman, que se encargó de la mayor parte del trabajo experimental.

- Vídeo -



Fuente: larazon

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.



 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio