A+
A-
Cero absoluto
Teóricamente las partículas subatómicas perderían toda su energía, por lo que los electrones y protones se unirían en una “sopa cuántica”. Esta temperatura es de –273.149 999 999 55 °C o lo que es lo mismo 0° Kelvin.

El físico y matemático británico Lord Kelvin fue quien calculó lo que conocemos como el cero absoluto, y para ello se basó en el hecho de que cuando un gas se enfría, su volumen va disminuyendo en proporción a su temperatura. O lo que es lo mismo, cada grado de temperatura que baja el gas, de igual manera disminuye su volumen en un porcentaje especifico, de este hecho, Kelvin dedujo que a una temperatura de –273.149 999 999 55 °C el volumen se haría cero, algo que posiblemente no pueda pasar en la práctica, sin embargo, ocurren otras muchas cosas curiosas al acercarse a esta temperatura tan extrema.

Hasta este momento, sigue siendo una temperatura teórica ya que ha sido imposible llegar a una temperatura tan baja, sin embargo, si que se han llegado a alcanzar temperaturas tan bajas como 0.45° nanokelvins (0.00000000045 Kelvin) en un experimento realizado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) con átomos de sodio que se realizó en el año 2003.

Cero absolutoEl cero absoluto implicaría una falta total de movimiento atómico

En nuestro sistema solar se han logrado detectar temperaturas tan bajas como -240°C en áreas que se encuentran en sombra permanente como son los cráteres situados en el polo sur de la Luna. En el universo la temperatura más baja registrada es en la Nebulosa del Boomerang a 5.000 años luz de la Tierra, en la constelación de Centaurus, unos gases emitidos por una estrella moribunda se han expandido y enfriado rápidamente hasta 1° Kelvin. En general, las nubes de gas tienden a tener una temperatura alrededor de los 2.7° Kelvin debido a la radiación cósmica de microondas.

Pero ¿qué es lo que sucede a estas temperaturas tan bajas?

Pues, a temperaturas cercanas al cero absoluto las partículas subatómicas van perdiendo su energía, y se van “combinando” o superponiendo formando de esta forma un “súper-átomo”, conocido como condensado Bose-Einstein. En este estado, la materia adquiere características asombrosas como la superconductividad (mucho mayor que la del oro y el cobre) y la superfluidez (el helio a bajas temperaturas se convierte en un liquido prácticamente sin nada de viscosidad).

- Vídeo -



Fuente: ojocientifico

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.



 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio