A+
A-
Lluvia ácida
Su aspecto es idéntico que la lluvia normal; sin embargo sus efectos pueden ser devastadores. La lluvia ácida es un fenómeno sobradamente conocido que puede presentarse en regiones de alta industrialización, donde se generan gases contaminantes, como óxidos de azufre y nitrógeno.

¿Cómo se forma?

La lluvia ácida surge como consecuencia de la mezcla de la humedad en el aire y los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre emitidos por las fábricas, centrales eléctricas y vehículos que queman carbón o productos derivados del petróleo. Entre los fenómenos naturales que expulsan grandes cantidades de dióxido de azufre están las erupciones volcánicas y los géiseres –aunque se trata de emisiones esporádicas-.

La lluvia ácida puede caer en forma de rocío, lluvia, llovizna, granizo, nieve, niebla o neblina; y presenta un pH menor de 5 –normalmente la lluvia tiene un pH de aproximadamente 5.65-.

La lluvia ácida provoca importantes deterioros en el medio ambiente. La acidificación de las aguas de lagos, ríos y mares dificulta el desarrollo de vida acuática y aumenta el índice de mortalidad en peces. Igualmente, afecta a la flora, produciendo importantes daños en las zonas forestales y haciéndolas más vulnerables a la acción del viento, el frío, la sequía, las enfermedades y los parásitos. Las construcciones históricas, hechas de piedra caliza, igualmente experimentan los efectos de la lluvia ácida.


Fuente: saberia

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.



 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio