A+
A-
Steve Jobs(San Francisco, California, 24 de febrero de 1955 - Palo Alto, California, 5 de octubre de 2011)

El fallecimiento del cofundador de Apple e inventor de dispositivos como el iPod, la plataforma iTunes, el iPhone y el iPad es sin duda una gran pérdida no sólo para los seguidores de la empresa de la manzana, sino para el sector de la electrónica de consumo y para la sociedad en general. Hay quien sitúa a Steve Jobs al mismo nivel que los grandes científicos de la historia de la humanidad como Newton.

Su legado es espectacular, no sólo por el éxito de ventas de sus productos, sino por la revolución que ha supuesto para el resto de empresas del sector. Apple ha sido para muchos el faro que ha guiado la innovación del sector durante los últimos años. Reinventó el reproductor de música portátil con el IPod y el mercado de MP3 y MP4 floreció. Inventó el smartphone con su iPhone, que sigue dando guerra, y es considerado por muchos como el mejor teléfono inteligente del mercado; y creó la nueva categoría de tablets con su iPad, convirtiendo a este producto en actual estrella del sector y, posiblemente, tabla de salvación para muchos en estos tiempos de crisis.

Jobs encarna hoy en día el mejor ejemplo de mente pensante, del espíritu de I+D+i al alcance de cualquiera. Su genialidad no se basa en una formación ni en un entorno fuera de serie. Steve Jobs era alguien normal, un niño adoptado que dejó sus
estudios y que despidieron de la empresa que ayudó a fundar. Y sin embargo, pensando, luchando y, sobre todo, ilusionándose, ha conseguido cambiar el mundo.

Steve JobsEl discurso que Steve Jobs pronunció el 12 de junio de 2005 en la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford se ha convertido en un documento de consulta obligado. En dicho discurso, el fundador de Apple explica que tras acabar con los ahorros de sus padres adoptivos, gente humilde, a los que había pedido un esfuerzo para que lo matricularan en la Universidad, decidió dejar los estudios, pero que se apuntó a clase de caligrafía, algo que le sirvió más tarde para desarrollar el primer ordenador Macintosh. En este sentido, comentaba: (...) no podéis conectar los puntos mirando hacia el futuro; sólo podéis conectarlos mirando hacia el pasado. Por lo tanto, tenéis que confiar en que los puntos, de alguna manera, se conectarán en vuestro futuro. Tenéis que confiar en algo, lo que sea. Nunca he abandonado esta perspectiva y es la que ha marcado la diferencia en mi vida.

Sobre su despido de Apple, igualmente explicaba: en el momento no lo entendí, pero ser despedido de Apple fue lo mejor que podía haberme pasado. La pesadez de tener éxito fue reemplazada por la iluminación de ser un principiante otra vez. Me liberó y entré en una de las etapas más creativas de mi vida. Durante los siguientes cinco años, fundé una compañia llamada NeXT, otra empresa llamada Pixar, y me enamoré de una asombrosa mujer que se convirtió en mi esposa. Pixar continuó y creó la primera película en el mundo animada por ordenador, Toy Story, y ahora es el estudio de animación de más éxito a nivel mundial. En un notable giro de los hechos, Apple compró NeXT, regresé a Apple y la tecnología que desarrollamos en NeXT constituye el corazón del actual renacimiento de Apple.(...) Estoy seguro que nada de esto habría sucedido si no me hubiesen despedido de Apple. Fue una amarga medicina, pero creo que el paciente la necesitaba. En ocasiones la vida te golpea con un ladrillo en la cabeza. No perdáis la fe. Estoy convencido que lo único que me permitió seguir fue que yo amaba lo que hacía. Tenéis que encontrar lo que amáis. Y eso es tan válido para el trabajo como para el amor. El trabajo llenará gran parte de vuestras vidas y la única manera de sentirse realmente satisfecho es hacer aquello que creéis que es un gran trabajo. Y la única forma de hacer un gran trabajo es amar lo que se hace. Si todavía no lo habéis encontrado, seguid buscando. No os detengáis.

Steve JobsSobre la vida y la muerte, Steve Jobs decía: Cuando tenía 17 años leí una cita que decía algo parecido a "Si vives cada día como si fuera el último, es muy probable que algún día hagas lo correcto". Me impresionó y en los últimos 33 años, me miro al espejo todas las mañanas y me pregunto: "Si hoy fuera en último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de hacer?" Y cada vez que la respuesta ha sido "no" varios días seguidos, sé que necesito cambiar algo.

Recordar que moriré pronto constituye la herramienta más importante que he encontrado para tomar las grandes decisiones de mi vida. Porque casi todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo el temor a la vergüenza o al fracaso, todo eso desaparece a las puertas de la muerte, quedando sólo aquello que es realmente importante. Recordar que vas a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay ninguna razón para no seguir a tu corazón.(...) Vuestro tiempo tiene límite, así que no lo perdáis viviendo la vida de otra persona. No os dejéis atrapar por dogmas, no viváis con los resultados del pensamiento de otras personas. No permitáis que el ruido de las opiniones ajenas silencie vuestra voz interior. Y más importante todavía, tened el valor de seguir vuestro corazón e intuición, porque de alguna manera ya sabéis lo que realmente queréis llegar a ser. Todo lo demás es secundario.

Steve Jobs


sonitrón
Fuente: archivo PDF

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.



 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio