A+
A-
CheEl Che boliviano

Afeitado, sin su boina y disfrazado como un economista uruguayo el Che entra en Bolivia en noviembre de 1966, va directamente a una hacienda en la zona de Ñancahuazú, donde se reúne con 52 hombres, entre bolivianos, cubanos y peruanos, en una base en el sudeste de la selva boliviana. Allí intenta entrenar a las guerrillas de distintos países para preparar la revolución continental.

El 6 de marzo, el francés Regis Debray (autor de Revolución en la revolución) se une al Che y asiste, el 23 de marzo, a la primera emboscada en la que mueren 7 soldados bolivianos, entre ellos el jefe de un destacamento, Sbtte. Rubén Amezaga. Los guerrilleros toman 14 soldados presos, 4 de ellos heridos, y los liberan al día siguiente.

El 10 de abril, en Iripiti una patrulla comandada por el My. Rubén Sánchez es emboscada. Con un saldo de 10 muertos y 7 heridos. Los sobrevivientes con su comandante deciden rendirse. Al ser liberado el Mayor asumió el compromiso de hacer llegar un comunicado público de prensa. El periódico "Prensa Libre" de Cochabamba lo público el primero de mayo del '67, provocando un gran revuelo político. En su afán de romper el cerco informativo e influir en la opinión pública, asesorado por sus colaboradores mas cercanos, el Che redactó personalmente cinco comunicados públicos. De ellos, solamente el primero logro publicarse. Los cuatro siguientes no encontraron caminos para su difusión. Pese a varios intentos de la guerrilla, primó la absoluta falta de contactos y el ferreo control militar.

CheFoto de campamento

Una mezcla de incertidumbre y rabia perturba al alto mando en La Paz. Se ordena al Jefe de Inteligencia del Ejército, Coronel Federico Arana, un informe inmediato, pero como éste no dispone de los medios ni de la gente, acepta a 4 investigadores que le ofrece el ministro de Gobierno, Dr. Antonio Arguedas. El grupo encabezado por Guido Benavidez llega a la zona, se interna en el monte y es capturado por los guerrilleros. Puesto que son sólo detectives, les perdonan la vida. Pero días más tarde, en Muyupampa, los investigadores apresan a tres extranjeros: el francés Debray, el argentino Bustos y el inglés Roth. El Comandante en Jefe, Gral. Alfredo Ovando, impactado por los sucesos, da la orden al Cnel. Arana de fusilar al francés en 24 horas. Este se traslada a Muyupampa, habla con los presos y comprende que Debray no es tan sólo el periodista que dice ser. Representa la orden de fusilamiento, lo somete a interrogatorio y entonces salta la evidencia por boca del francés: El Che Guevara estaba en la zona.

La noticia impacta al mundo. Los corresponsales invaden Bolivia. Debray, formalmente en prisión, es sometido a juicio en Camiri que repercute negativamente para Bolivia en el mundo. Inclusive, el presidente de Francia, Gral. Charles de Gaulle, se dirige a Barrientos abogando por la libertad del intelectual. Alertados por la presencia de Guevara en Bolivia, Washington envía Fuerzas Especiales para entrenar al batallón boliviano en tácticas anti-guerrilla. Varios agentes de la CIA son enviados también para asistir en cuestiones de Inteligencia.

Combates y emboscadas se repiten en mayo y junio golpeando al Ejército. Pero para julio la situación va cambiando. No es visible la adhesión de otros núcleos bolivianos a la guerrilla y las únicas expresiones de apoyo son las de las universidades, pero no pasan de marchas y discursos. Las estructuras políticas que debían operar en las ciudades han decidido restarle apoyo al Che. Especialmente el Partido Comunista cuyo líder Mario Monje tiene el atrevimiento de exigirle al Che el liderazgo militar y político de la guerrilla.

El 31 de agosto se produce la acción del Vado del Yeso, donde es aniquilada la retaguardia de Guevara, comandada por Joaquín, veterano de la guerrilla de Fidel en Cuba. En esa ocasión caen también Alejandro, cubano y compañero de armas de Fidel y del Che en Sierra Maestra, Tania (Laura Gutiérrez Bauer) y 62 bolivianos, de los cuales Paco es capturado vivo. Vado del Yeso tiene como protagonista al Cap. Mario Vargas Salinas y marca el principio del fin de la guerrilla. El propio Che se resiste a creer en la noticia, dada la experiencia de sus camaradas de armas.

El 26 de septiembre, el Che se dirige con su columna a Pucará. Empieza a salir de su habitat natural de protección que es el monte para dirigirse a un comienzo de serranía, llegando a La Higuera, donde pasa una noche en vela. Al día siguiente, Coco Peredo comunica con angustia a Guevara que no hay en la localidad un varón ni de 3 meses, asegurando que todos los hombres huyeron para informar al ejército. Dos horas después, la vanguardia es emboscada por la compañía del Tte. Eduardo Galindo, donde caen Peredo, Julio y Miguel, jefe de la vanguardia. La pequeña columna de poco más de 20 guerrilleros deambulaban por el monte, acosados por el hambre, hasta el amanecer del 8 de octubre, cuando su presencia es denunciada por los perros de una anciana que informa al Subteniente Mario Huerta. Este divide su fracción para ingresar por las dos entradas de la Quebrada del Yuro. Los soldados reciben fuego nutrido y lo responden. Huerta pide apoyo de morteros al Capitán Gary Prado quien se encontraba en las proximidades. Con esa cobertura, Huerta reinicia las acciones, desde el mediodía hasta las 5 de la tarde. Durante el combate mueren 4 guerrilleros: Antonio, Pacho, Arturo y Aniceto. El Che, herido en una pierna, es capturado junto al Chino, dirigente peruano del ELN, y a Willy, un minero de Potosí.

El Che queda toda la noche tirado en el piso de una escuela del pueblito de La Higuera, a 55 kilómetros de Vallegrande; y al día siguiente, por órdenes del presidente boliviano, Gral. René Barrientos, es ejecutado. Vargas, quien se encontró con el ejecutor de Guevara, el suboficial Mario Terán, dijo luego que sus últimas palabras fueron: "...Dispará cobarde, vas a matar un hombre..."

El cuerpo baleado de Guevara es llevado por avión hasta Vallegrande y expuesto al público en el lavadero del hospital "Nuestro Señor de Malta" esa tarde y todo el día siguiente. Cientos de pueblerinos hacen fila para verlo, y los periodistas toman fotos. Debajo de la pileta, a los costados, otros dos muertos, Julio y Arturo, según el parte militar. Un vecino del pueblo murmura, mientras se santigua: "Que el Cielo me perdone, pero parece Jesucristo con los dos ladrones". Luego de esto, nace la leyenda de "San Ernesto de La Higuera".

Lista de los cubanos y bolivianos que participaron en la guerrillaEn la noche del 10 de octubre, los militares dieron término al espectáculo público clausurando el hospital. El gobierno boliviano se decidió a desaparecer el cadáver de Guevara, aparentemente para no enterrarlo en un lugar que pudiera volverse un santuario público. Los 10 sobrevivientes del combate en Quebrada del Yuro se dividen en dos grupos y logran romper el cerco de soldados. El 12 de octubre son ejecutados El Chapaco, Eustaquio, Pablito, y El Moro. El 14 de noviembre en el último combate cae El Ñato. Los 5 restantes (3 cubanos y 2 bolivianos) pasan a Chile, para viajar luego a Cuba. Llegan el 6 de marzo de 1968. Ellos son Pombo, Benigno, Urbano, Inti y Darío.


Centro de Estudios Miguel Enríquez - Archivo Chile
Fuente: archivo PDF

4 comentarios Google+ 4 Facebook

  1. Gracias por compartir este articulo, interesante para leerlo detalladamente, saludos.

    ResponderEliminar
  2. En respuesta a: crazy juegos.Gracias a ti por la visita y el comentario.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. En respuesta a: PC. Fíjate que siendo Boliviano no conocía a detalle el paso del Ché por mi país, ahora ya lo sé gracias a tí amigo ;)

    Un abrazo Pedro.

    ResponderEliminar
  4. En respuesta a: Marcelo Camacho.De vez en cuando nos enteramos de algo que desconocemos y eso es lo que nos va enriqueciendo dia tras dia, de ahí el refrán que dice: No te acostaras sin saber una cosa más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar


 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio