A+
A-
Burundanga

La historia de la escopolamina, el integrante de la burundanga, está relacionada a episodios fatídicos desde épocas remotas. Pero, tal parece que el magnetismo que ejerce sobre mentes perversas cuyo final es manipular la voluntad de otras personas la mantendrá vigente por mucho tiempo. La medicina ha intentando extraer elementos benéficos de esta droga sin embargo su uso es cada vez más limitado.

La Escopolamina se obtiene de un árbol nativo de Centro América, denominado Brugmansia o Belladona. En Colombia se la conoce como cacao sabanero o borrachero. De ella se extrae una droga llamada atropina que tiene varios usos en la medicina clásica. No hay una sustancia específica considerada como burundanga, se ha denominado así a cualquier hipnógeno capaz de controlar una víctima con el fin de cometer prácticas ilícitas.

La Escopolamina pertenece a la familia de fármacos Anticolinérgicos que actúan bloqueando el paso de ciertos impulsos nerviosos al sistema nervioso central por inhibición de la elaboración de acetilcolina, un neurotransmisor (sustancia que transporta señales entre las células nerviosas y los músculos). En medicina se utiliza para advertir y tratar el mareo, las nauseas y los vómitos provocados por los diferentes medios de locomoción. Se utiliza en muy bajas dosis por vía oral o en parches.

La Burundanga es una sustancia que prácticamente hipnotiza a las víctimas dejándolas a merced de los delincuentes para intimidar a sus víctimas y robarles o para aprovecharse de las mujeres. Su utilización entre los criminales está en franco crecimiento.

Usualmente, la burundanga, no tiene un sabor u olor representativo, se combina con bebidas o comidas cotidianas y se suministra a potenciales víctimas. A nivel del sistema nervioso produce sedación, paralización, alucinaciones, desconcierto y alteración de la memoria y la conciencia. Estos últimos efectos son lo que se ha denominado una hipnosis química y es lo que, desafortunadamente, hace a esta sustancia atractiva.

Burundanga

Los delincuentes hábilmente sitúan objetos frente a la víctima para que ésta inhale el tóxico: por ejemplo, pueden mostrarle un libro, cartera o pañuelo que una vez abierto deja escapar el gas o spray en la cara. Ahora se encuentra en modo de spray que es esparcido en la cara, mimetizada en un cigarrillo o puede ser inyectada en cualquier calle o en medio de una multitud.

La reacción que produce la burundanga varía en gran medida. Tan rápido ingresa en el cuerpo tiene un efecto inmediato que puede durar de 1 a 2 horas, y se va eliminando muy pausadamente. En dosis muy altas causa convulsiones, depresión severa, desmayo y hasta la muerte.

Para algunos afortunados los signos como mareos, visión borrosa o la boca seca, les ha servido de sobre aviso para buscar auxilio rápidamente. Otros, la mayoría, no alcanzan a reaccionar y la confusión, desorientación y pérdida de la voluntad los pone a amparo de los delincuentes y siguen sin resistencia las órdenes que se le impartan.

- Documental -


- Documental -


Algunas recomendacionesNo acepte (no tocar) papeles u hojas volantes de desconocidos en la calle o en su vehículo.

No acepte ningún tipo de bebida, dulces o cigarrillos de desconocidos cuando se encuentre en algún evento social o bares. No deje su botella o vaso de licor abandonados.

Cuidado cuando personas aparentemente inofensivas se acercan a usted en la calle con pretextos de caridad o fingiendo ser analfabetos para que lea una dirección.

Si en el lapso de un minuto usted sospecha haber sido drogado con cualquier sustancia química y esta acorralado, simule sufrir un desmayo o un ataque (convulsiones), el delincuente sabrá del peligro del exceso en la droga y decidirá abandonarlo.

Si todavía se encuentra usted semi-consciente y puede distinguir si el delincuente se ha marchado, pida auxilio inmediatamente. !!Luego no recordara nada!!.

Dé instrucciones en su casa (niños y empleadas), NO abrir la puerta a supuestos grupos religiosos, vendedores o empleados públicos.

Si el propósito es el robo es su casa, las víctimas favoritas son las empleadas domésticas y los niños.

No acepte pañuelos de extraños con pretextos de que su cara o ropa están manchadas. No entable conversaciones con extraños cuando usted esta haciendo cola en el banco. No acepte demostraciones de productos (inhalación de perfumes) que se suelen vender en la calle o fuera de Centros Comerciales.


Dr. José Virgilio Fernández Rosa
Fuente: archivo PDF

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.



 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio