A+
A-
Hermann Helmholtz
Hermann Helmholtz

Al científico alemán Hermann Helmholtz (1821-1894) se le suele reconocer el hallazgo del principio de conservación de la energía. Sin embargo, no fue el primero que se percató de que la energía no se puede crear, sino cambiar de una forma a otra (la energía no se crea ni se destruye, se transforma). Fue el físico alemán Julius Robert von Mayer (1814-1878) quien llegó a esas conclusiones a partir de unos estudios sobre seres humanos.

Según se cuenta en algún libro de historia de la ciencia, en 1840, recién obtenido su título de universitario, Mayer trabajaba como médico en un barco holandés que llegó hasta las Indias orientales. Por entonces se utilizaba la sangría porque, según se creía, la extracción de sangre ayudaba a soportar el calor de los trópicos. Cuando Mayer abrió la vena de un marinero, quedó asombrado del color tan claro que tenía, pareciéndose más al de la sangre de una arteria. Comprobó que sucedía lo mismo con la sangre venosa del resto de la tripulación y con la suya propia.

Julius Robert von Mayer
Julius Robert von Mayer

Comprendió lo que estaba pasando: la sangre venosa circulaba con una extraordinaria riqueza de oxígeno debido a que por el calor de los trópicos, el cuerpo tenía que quemar menos combustible y, por tanto, no necesitaba consumir tanto oxígeno para mantenerse caliente.

A partir de 1842 publicó sus primeros informes científicos intentando llamar la atención sobre estas ideas: todas las formas de calor y energía son intercambiables, no se crean sino que cambian de unas formas a otras. Parece ser que su trabajo fue infravalorado porque, según la opinión de los físicos, había llegado a sus conclusiones por un camino equivocado.


Fuente: archivo PDF

0 comentarios Google+ 0 Facebook





 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio