A+
A-
rinoceronte

La maldición mayor de los rinocerontes son, sin embargo, sus cuernos, aunque de acuerdo con la farmacopea china, prácticamente cualquier parte del animal, incluyendo la sangre, los huesos, los órganos internos, la piel, y hasta la orina, tienen utilidad médica. Según Simon y Geroudet (1970), "es imposible debilitar la creencia, firmemente establecida y prevaleciente a través de todo el este de Asia, de que el cuerno del rinoceronte es un potente afrodisíaco, y la mayoría de los asiáticos serían capaces de hacer cualquier cosa por obtenerlo".

Por un tiempo, los cuernos de los rinocerontes africanos estaban a salvo de la farmacopea china. Sí, se usaban en la preparación de vasijas, copas, y particularmente los mangos de unas dagas, las jambias, que son el adorno y arma de defensa predilecto de los jóvenes en Yemen. Hasta 1970 pocos hombres podían afrontar el enorme costo de las jambias pero con la multiplicación enorme del ingreso per cápita en los países árabes, el precio del cuerno también aumentó, y con ello, la agresividad de los cazadores furtivos para obtenerlo.

Se alega que entre 1971 y 1978 Yemen del Norte importó alrededor de 3 toneladas de cuernos por año, lo que representa tres veces más que el consumo de Japón (que es el segundo importador del mundo). Entre 1960-70 a 1976-77, 22.7 toneladas de cuerno ingresaron en Yemen del Norte, lo que representa la muerte de 7.800 rinocerontes. Sin embargo, 50.000 jóvenes yemeníes se hacen adultos cada año, aunque esto sólo significa el 17% del mercado potencial. Cuando los rinocerontes asiáticos empezaron a escasear, los cazadores furtivos se mudaron a África, y a la penuria ya reconocida de los rinocerontes africanos, se le añadió la demanda, ya notable, de la farmacopea china.

cuerno de rinoceronte

Sabias que el cuerno de rinoceronte vale más que el oro. De un precio de US$35.00 por kilogramo en 1972 saltó a US$9.000 por kilogramo en 1980. Después que el cuerno ha sido afeitado y pulverizado el precio sube a US$20.000-US$30.000 por kilogramo, lo que lo hace el doble del precio del kilo de oro, que era de US$13.000 en 1990 y así sucesivamente en años posteriores.

El aumento poblacional de países como Myanmar, Tailandia, Malasia, Laos, Camboya, Vietnam e Indonesia, y la llegada a la adolescencia de los jóvenes yemeníes, a cuyos padres nada les enorgullece más que dotar a sus hijos con una jambia (y ahora con más capacidad para hacerlo) han hecho que la cacería de rinocerontes se haga cada vez más tentadora. Los cazadores furtivos se han hecho más agresivos, las barreras de los parques nacionales, pobremente protegidas en la mayoría de los casos, no son respetadas, y los disturbios políticos, locales e internacionales reducen todavía más la efectividad de la protección de las tierras vedadas. Algunos gobiernos acorralan de noche los pocos rinocerontes que hay en sus predios; otros le ponen un guardián prácticamente a cada uno de ellos, y otros han optado por cortarle los cuernos, un procedimiento sumamente costoso e inefectivo.

El supuesto poder afrodisíaco de los cuernos se debe, al parecer, a que el rinoceronte es capaz de mantenerse copulando por media hora, y a veces por mucho más, pero, ¿por qué se transfiere esa potencia sexual al cuerno? Nadie lo sabe, pero eso no quita para que el cuerno sea la mayor maldición de los rinocerontes.

Nueva Lista Roja de Especies AmenazadasA pesar de estos datos tan nefastos, según la revista Muy interesante, los esfuerzos de protección iban relativamente bien, especialmente con el rinoceronte blanco, que paso de 50 ejemplares a 17.000 en el 2007. Seguir leyendo aquí.


Extraído de La Desgracia de Ser Rinoceronte
Juan A. Rivero
Fuente: archivo PDF

0 comentarios Google+ 0 Facebook





 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio