A+
A-
calendario occidente
Según la antigua tradición latina fue Rómulo, fundador de la ciudad de Roma y su primer rey, el que inventó en el año 753 a. C. el primer calendario, fecha que se tomó entonces como inicio para contar el tiempo en años desde «la fundación de la ciudad» (ad urbe condita). Dividía los años en diez meses: Martius, dedicado al dios de la guerra Marte; Aprilis y Maius, dedicados a la floración y en honor a la ninfa de la primavera Maia; junius era el mes de Juno, patrona de las cosechas; y Quintilis, Sextilis, September, October, November y Oecember eran simples nombres de ordinales. Sumaban en total 304 días y el año comenzaba con la Luna del Equinoccio de Primavera en marzo.

Numa Pompilio, sucesor de Rómulo, añadió los meses de januarius y Februarius, el primero en honor al dios romano Jano y el segundo dedicado a los dioses infernales y como mes de las «fiebres», reduciendo además los anteriores meses de 30 a 29 días, dando uno más a enero y dejando a febrero, mes nefasto, con solo 28 días. Eran en total 355 días.

El comienzo del año oficial siguió siendo durante los tiempos de la República romana el idus (plenilunio) de marzo hasta el 153 a. C. en el que el incidente de la guerra con Segeda y los celtíberos de Hispania decidió al Senado romano a adelantar el inicio del año oficial a las calendas de enero a fin de facilitar los preparativos de la guerra.

Tras diversos intentos de encajar los meses con los ciclos estacionales y las fases lunares, en el 46 a. C. Julio César encargó a Sosígenes, célebre astrónomo de Alejandría, la reforma del calendario. Repartió diez días más entre los meses, dejando de nuevo a febrero con sólo 28 días, sumando así los 365 actuales más un día extra cada cuatro años llamado «día sexto repetido» o «bisexto», nuestro bisiesto. Para que todo cuadrara, aquel año 46 a. C. tuvo en total 445 días, el más largo de la Historia y conocido como «el año de la confusión» por el desconcierto que creó.

Tras el asesinato de César en los idus de marzo, el Senado en su honor llamó Julius al antiguo mes Quintilis y su sucesor Augusto dio su nombre el mes Sextilis, quedando así básicamente configurado nuestro calendario actual.

Aún se introduciría otra reforma en el año 1582 por el Papa Gregorio XIII con el fin de corregir el desfase acumulativo del calendario juliano y poder seguir celebrando la Pascua en Primavera, suprimiéndose para ello los diez días de desfase que se habían acumulado y pasando el día «intercalari» del bisiesto al mes de febrero.


Fuente: archivo PDF

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.



 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio