A+
A-
Aceite de oliva

Hay que tomar mucho aceite de oliva

El aceite de oliva contiene la misma cantidad de calorías que otros tipos de aceite. La diferencia está en el tipo de grasa, ya que la del aceite de oliva es muy poco saturada, lo que evita la formación de placas en las arterias.

Es un aceite saludable, pero no hay que consumirlo en exceso ya que cuanto más se tome, más calorías ingeriremos, lo que nos llevará a aumentar de peso.

Y el aceite frito NO engorda más que el crudo. Su calentamiento no modifica el aporte calórico de grasas.

Lentejas

Las lentejas son el alimento que tiene más hierro

Las lentejas no contienen tanto hierro como se dice. Existen otros alimentos que aportan mayor cantidad de hierro al organismo. Las mejores fuentes de hierro son: las carnes rojas, las almejas, ostras, mejillones, berberechos, los pescados como la lubina, los pistachos y las pipas de girasol, el chocolate y la yema de huevo.

El hierro de las legumbres y las verduras se absorbe peor, ya que hay sustancias que impiden su total absorción, como el ácido fítico en las lentejas y los garbanzos y el ácido oxálico en las acelgas, coles, y espinacas. La vitamina C ayuda a asimilar el hierro. El hierro, que ayuda a crear glóbulos rojos, puede hacer daño en cantidades excesivas. El ácido fítico presente en las legumbres y verduras mantiene controlado el exceso de hierro.

El ácido oxálico es moderadamente tóxico (la mayoría de cálculos renales se forman por las combinaciones de calcio con el fósforo o con los oxalatos), y por eso se desaconseja a las lactantes y a los niños la ingestión de grandes cantidades de alimentos ricos en oxalatos. Una dieta reducida a productos lácteos, oxalatos y proteínas puede causar formaciones de cálculos. Los alimentos ricos en oxalatos, por ejemplo, son las espinacas, el té, los tomates, y las fresas.

Chocolate

Comer chocolate provoca la salida de granos

Contrariamente a lo que se cree popularmente, comer chocolate – tanto si es en mucha como en poca cantidad – no provoca la salida de granos o acné. Recientes estudios han demostrado que este tipo de alteraciones de la piel se deben al estrés o bien a problemas hormonales.

Hay muchos falsos mitos sobre el chocolate: provoca dolor de cabeza, obesidad, alergia, caries... Sin embargo, estas enfermedades no las provoca de forma directa el chocolate, si su consumo es moderado. Por otro lado, también se considera afrodisíaco, lo cual aún no se ha demostrado científicamente.

Agua

Beber agua durante la comida engorda

El agua no engorda nunca, ya que tiene 0 calorías. Lo que sucede es que al tomarla durante las comidas ayuda a bajar los alimentos y esto hace que se coma más.

Si se bebe antes de las comidas puede producir sensación de saciedad y hacer que se coma menos después, al notar el estómago lleno.

Fruta

La fruta no engorda

Es una creencia falsa, ya que el aporte de calorías de la fruta va a depender del tipo y cantidad de fruta consumida. Una de las frutas que más calorías tiene es la naranja, tradicionalmente no asociada a alimentos que engordan.

Hay que tomar la fruta primero en las comidas: La fruta que tomemos tendrá las mismas calorías tomada al principio o al final de la comida, por lo que no nos servirá para adelgazar. Pero si empezamos la comida por la fruta, posiblemente comamos menos del segundo plato que suele tener mayor contenido de calorías que una pieza de fruta.

Por otro lado la absorción de la fructosa se hace más rápida con el estómago vacío que lleno de otros alimentos y la digestión será más corta. La fructosa se absorbe en el intestino sin necesidad de digestión previa, por lo que es una fuente muy rápida de energía.

Pan integral

El pan integral engorda menos que el blanco

Pues no es verdad. Los dos engordan por igual, pero la diferencia reside en que comemos menos pan integral porque nos llena antes debido a que contiene mucha más fibra.

Dieta rica

Una dieta rica en proteínas nos ayuda a adelgazar

Las proteínas son necesarias en una dieta equilibrada. Sin embargo su consumo debe ser moderado, ya que un exceso de proteínas puede provocar problemas en el riñón y riesgo de gota o cálculos renales.

Vitamina C

La vitamina C cura el resfriado

La vitamina C no cura el resfriado, pero mantener las dosis recomendadas de vitamina C diarias para el organismo ayudará a que estemos más fuertes y podamos combatirlo.

Esta vitamina ayuda al crecimiento de los huesos, previene infecciones, y ayudar a mantener la piel saludable. Es buena para los dientes, el pelo, las encías. Además de incrementar la absorción de hierro en el cuerpo, ayuda a la formación de la hemoglobina. Contienen vitamina C todos los cítricos y las verduras verdes y los tomates, entre otros alimentos.


Fuente: archivo PDF

2 comentarios Google+ 2 Facebook


 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio