A+
A-
Esperanto

De los cerca de mil proyectos conocidos de lenguas planificadas, sólo el esperanto ha conseguido con éxito una vida práctica de más de un siglo. En julio de 1887 el joven oculista judío Lázaro Ludovico Zamenhof (1859-1917) publicó en Varsovia con el seudónimo "doctor Esperanto" y ante la recelosa mirada de la censura zarista su primer libro de texto con ejercicios de la Lengua Internacional en ruso, tras el cual siguieron en el mismo año ediciones en polaco, francés y alemán. En la "Lengua Internacional" de Zamenhof, "esperanto" significa "el que tiene esperanza, el que espera" y Zamenhof efectivamente esperaba contribuir con la creación de la lengua internacional a la comunicación entre los pueblos y a la paz mundial. La palabra Esperanto se convirtió enseguida en el nombre de esta lengua.

Gracias a su regularidad y flexibilidad, el esperanto es relativamente fácil de aprender. Se escribe fonéticamente, lo que significa que existe paralelismo entre la escritura y la pronunciación. La ortografía es sistemática. La gramática apenas tiene excepciones; los afijos, que se pueden usar de muchas maneras, contribuyen a la precisión y fuerza expresiva de la lengua. El léxico se basa sobre todo en raíces latinas y germánicas, que por otro lado aparecen en muchas lenguas. La impresión general, cuando se oye hablar esperanto, es que suena como el italiano o el español. Aunque el origen europeo de las palabras hace el esperanto más difícil para los chinos que para los alemanes, sin embargo para los chinos el esperanto es bastante fácil, por lo menos más que el inglés. Eso sucede por el amplio uso de palabras compuestas y derivadas, cuyo sentido es fácilmente comprensible, pues los monemas se añaden siempre a la raíz sin cambios. Ese carácter aglutinante es típico por ejemplo en las lenguas altaicas. Por el contrario el alemán pertenece a las lenguas flexivas, en las que la raíz no es inmutable (Haus-Häuser; schreiben-schrieb).

Lázaro Ludovico Zamenhof
Lázaro Ludovico Zamenhof

Hoy día la dispersa comunidad lingüística del esperanto tiene cerca de un millón de hablantes. Existen decenas de miles de libros en esperanto (en gran parte literatura original) y aparecen regularmente muchos cientos de periódicos o revistas, más o menos pequeños, de los cuales muchos se distribuyen mundialmente. Apenas hay día sin reunión internacional, como las de asociaciones especializadas, congresos, encuentros juveniles, seminarios, semanas de vacaciones o convivencias regionales en todas partes del mundo. Además, muchas emisoras emiten programas en esperanto, algunas incluso a diario.

El esperanto es a veces la lengua familiar cotidiana en casa de parejas mixtas de diferente origen, y sus hijos lo hablan como lengua materna (además de la respectiva lengua nacional y a veces de otra lengua). El esperanto evoluciona día a día y se adapta a las cambiantes necesidades de sus hablantes – como sucede con cualquier lengua viva – gracias al préstamo léxico y a la construcción de elementos a partir de los recursos ya existentes, sin perder por ello su relativa simplicidad. Eso ocurre, porque la diferenciación semántica y la capacidad expresiva de una lengua no depende de su origen o de factores lingüísticos inmanentes, sino de las necesidades comunicativas de sus hablantes.

A veces se usa la expresión lengua auxiliar o la de lengua artificial para caracterizar al esperanto. Para quienes no conocen la extensión real del uso práctico del esperanto, estas nociones a veces crean la imagen errónea de una lengua primitiva y pobre de expresión, cuya única esencia viene determinada por la capacidad intelectual de su creador y que apenas supera lo que se puede meter entre las dos cubiertas de un libro. La mayoría de los hablantes de esperanto ya desde el principio se dieron cuenta de que una lengua apropiada para todas las necesidades comunicativas de la existencia humana sólo puede crearse me-diante un proceso colectivo. Así el esperanto no nació de la nada, igual que ocurre con la lengua criolla de Haití por ejemplo. Una lengua aparece cuando responde a una necesidad.


Seguir leyendo: Esperanto y anarquismo.
Facilitado por: Fernando del Val B.
Fuente: archivo PDF

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.



 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio