A+
A-
Richard Dawkins y los Memes

Aunque el concepto de meme se gestó hace unos 38 años, no se advirtió su poderosa virtualidad en la evolución humana hasta hace poco. Richard Dawkins, de la Universidad de Oxford, acuñó el término en 1976 en su libro El gen egoísta, donde describía el principio básico de la teoría darwinista en función de tres procesos generales: la replicación de una información, las variaciones surgidas y la selección de unas variantes frente a otras, eso es la evolución. Tras sucesivas iteraciones del ciclo, la población de copias supervivientes irá adquiriendo de forma gradual nuevas propiedades que la habilitan para triunfar en el proceso de competición por la reproducción. Aunque se trata de un ciclo carente de intencionalidad, produce orden estructural a partir del caos.

Dawkins llamó "replicador" a la información copiada y señaló que el más conocido era el gen. Pero se proponía resaltar que la evolución podía basarse en cualquier replicador y así, a modo de ejemplo, inventó la idea de meme. La copia de memes entre personas es imperfecta, como lo es en la replicación de genes de padres en hijos. Podríamos adornar un relato, olvidar una palabra de una canción, adaptar una técnica anticuada o crear una nueva teoría a partir de viejas ideas. De todas estas variaciones, unas se copiarán muchas veces, en tanto que otras desaparecerán. Los memes son, pues, auténticos replicadores, dotados de las tres propiedades necesarias para engendrar un nuevo proceso de evolución darwinista: replicación, variación y selección.

Dawkins cuenta que abrigaba intenciones más modestas para su vocablo: evitar que sus lectores pensaran que "el gen es el principio y final de la evolución, la unidad fundamental de la selección", pero su idea resultó pura dinamita. Si los memes son replicadores, entonces competirán, igual que los genes, para ser copiados por mor de sí mismos. Afirmación que contradice la hipótesis, defendida por la mayoría de los psicólogos evolucionistas, según la cual cumple a la cultura humana ayudar a la supervivencia de los genes. El fundador de la sociobiología E. 0. Wilson pronunció la famosa frase de que los genes metían en cintura a la cultura. La cultura podría evolucionar transitoriamente en determinada dirección refractaria a la difusión de los genes, mas, a la larga, regresaría a su sitio impulsada por la selección natural basada en los genes, lo mismo que el dueño da correa a su perro. Bajo este punto de vista, los memes serían esclavos de los genes; éstos construyen los cerebros que copian los memes, los cuales sólo prosperarían a través de la ayuda brindada a la proliferación de los genes. Pero si Dawkins anda en lo cierto, es decir, si los memes son replicadores, entonces servirán a sus ha egoístas intereses, replicándose re siempre que puedan. Esculpirán de nuestra mente y cultura, cualquiera quiera que sea su efecto sobre los genes.

El ejemplo de los memes "víricos" ilustra ese fenómeno. Las cadenas epistolares, enviadas por correo tradicional y electrónico, contienen retazos de información escrita, que incluye una orden de "cópiame" acompañada de amenazas (si rompes la cadena, la mala suerte caerá sobre ti) o promesas (recibirás dinero y podrás ayudar a los amigos). No importa que amenazas y promesas sean vacuas y el esfuerzo de copia sea empeño baldío. Estos memes tienen una estructura interna que asegura su propia difusión.

Evolución humana

Para Dawkins, ocurre así con las grandes religiones del mundo. Entre miríadas de cultos que han aparecido a lo largo de la historia. sólo unos pocos han logrado subsistir gracias, en su opinión, a las instrucciones del tipo "cópiame", acompañadas de promesas y amenazas. Se amenaza a los réprobos con la muerte o la condenación eterna y.se promete a los fieles la bendición perdurable. El coste es una parte de los ingresos, una vida dedicada a propagar la palabra o recursos dedicados a la construcción de magníficas mezquitas y catedrales que promoverán los memes. A veces los memes podrían impedir la propagación de los genes, con la imposición, por ejemplo, del celibato.

Por supuesto. no todos los cultos (ni las cartas en cadena) se que propagan con el mismo éxito. Algunas promesas y amenazas son más eficaces, o virulentas, no que otras. Todas compiten por captar la atención de los limitados recursos de la atención humana, frente a la experiencia y el escepticismo (que suponen una especie de sistema inmunitario en la metáfora del virus).

Las religiones no son, por supuesto, enteramente víricas; confortan e infunden el sentido de pertenencia a un grupo. En cualquier caso, no todos los memes son víricos. La mayoría conforma el material clave de nuestras vidas, incluidos el lenguaje, el sistema político, las instituciones financieras, la educación, la ciencia y la técnica. Todo esto son memes (o grupos de memes), que pasan por imitación de un individuo a otro y pugnan por subsistir en el limitado espacio de la memoria y la cultura.

El pensamiento memético alumbra una nueva visión del mundo. En su óptica, cada ser humano es una máquina fabricante de memes, un vehículo de propagación, una oportunidad de replicación y unos recursos por los que competir. No somos ni los esclavos de nuestros genes, ni agentes libres y racionales que crean cultura, arte, ciencia y técnica para nuestro propio disfrute. Somos parte de un vasto proceso evolutivo en el que los memes son los replicadores evolutivos y nosotros, las máquinas de memes.

Esta nueva visión es notable e inquietante. Llama la atención que una simple teoría abarque cultura, creatividad de la mente y evolución biológica. Inquieta que pretenda reducir retazos de nuestra humanidad, actividad y vida intelectual a un fenómeno carente de intención. Pero, ¿está fundada la memética? ¿Pueden los memes ayudar a entendernos? ¿Pueden someterse a contrastación empírica? ¿Desempeñan alguna función científica? Si nada de ello hubiera la memética sería un camelo.

Estimo que la idea del meme, en cuanto replicador, es el concepto que venía faltando en las teorías sobre la evolución humana. La memética explica la singularidad de nuestra especie y la aparición de culturas y sociedades avanzadas, Somos únicos porque, sólo nosotros, en el pasado, adquirimos la capacidad de una imitación generalizada. Esa aptitud creó nuevos replicadores, los memes, que se propagaron utilizándonos como máquinas copiadoras, de la misma manera que los genes usan los mecanismos replicadores M interior celular. En adelante, evolucionaríamos bajo la acción de dos replicadores, los genes y los memes. En eso nos distinguimos de los millones de especies que pueblan el planeta. Seguir leyendo.

Richard Dawkins

ReflexiónLas personas dedican mucho tiempo a copiar y transmitir unas entidades denominadas memes. Un meme es una idea, un comportamiento, un estilo o una manera de ser que se propaga de un individuo a otro en el seno de una cultura. Cuando las personas se saludan dándose la mano, cantan "Cumpleaños feliz" o depositan su voto en las urnas, están difundiendo memes.

Las conductas e ideas copiadas por imitación de una persona a otra -los memes- podrían haber obligado a los genes, a hacer de nosotros lo que hoy somos.


Extraído de: El poder de los Memes
Susan Blackmore
Fuente: archivo PDF

0 comentarios Google+ 0 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.



 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio