A+
A-
Jabón La Parle

El desconocimiento sobre las causas verdaderas de lo que provocaba la obesidad dio lugar a la aparición de las primeras dietas y remedios milagrosos a principios del siglo XIX. Como ejemplo, diremos que, se recomendaba ingerir jabón tres veces a la semana para así de esta manera poder disolver las grasas corporales. En 1903, ya se comercializaba, en los Estados Unidos, el jabón de la marca La Parle para combatir la obesidad; según anunciaban sus fabricantes, reducía la grasa sin necesidad de hacer dietas ni tampoco practicar gimnasia. ¡Y todo esto sólo por el módico precio de dos dólares!

También en esos años se hizo famosa la sal reductora Luisenbad, de la que decían que lavaba toda la grasa.

Con el paso de los años, y después de haber estudiado este problema en profundidad nos damos cuenta de estos absurdos y contraproducentes remedios, que ni servían para perder esos kilitos que nos sobran, tampoco eran desde luego nada saludables.


Fuente: muyhistoria.es

0 comentarios Google+ 0 Facebook





 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio