A+
A-
Rayos cayendo

La verdad es que nadie puede estar seguro si se desata una tormenta, sin embargo si que hay maneras de reducir el peligro. Primero de todo, el sitio más seguro es el interior de un edificio. Bueno, no del todo: un coche es básicamente el sitio más seguro. Un coche es una caja de metal bien aislada del suelo y jamás se ha escuchado que un rayo cayera en un coche. Es inclusive menos posible si el coche está en movimiento.

Entre los sitios más amenazantes están los espacios libres como los campos de golf, fundamentalmente si se tiene un palo de golf en la mano. No es conveniente tampoco abrir el paraguas si hay tormenta. Tiene puntas y otros elementos metálicos y, más allá de que hay quien asegura que no es arriesgado estar cerca de elementos metálicos no es muy aconsejable, más vale prevenir que curar.

Los barcos que navegan raramente son alcanzados por un rayo, lo cual puede extrañar si se tiene presente que el mástil -con continuidad de metal- se destaca en dirección a las nubes electrizadas. Varios barcos tienen pararrayos, pero inclusive los que no los tienen no parecen atraer a los rayos.

Resguardarse de una tormenta

Hay una teoría sobre esto. De la misma manera que los coches en movimiento parecen inmunes a esta fatal atracción de rayos, pienso que es viable que la punta de los mástiles, en recurrente movimiento, no lleguen a almacenar suficiente carga eléctrica. No pasa lo mismo con los barcos atracados en los puertos. Si el mástil está sin movimiento, entonces si puede recibir la descarga de un rayo.

Pero si la tormenta nos sorprende en el campo y aunque eso signifique empaparnos, no es aconsejable resguardarse bajo un árbol cuando oigamos tronar. Aunque sí, puede depender del árbol. Se ha constatado que los árboles de hojas anchas, como los robles o los olmos, acostumbran a recibir las descargas de los rayos, en tanto que las coníferas jamás son alcanzadas. La causa sería que las hojas con apariencia de aguja de las coníferas generan un efecto eléctrico que impide las descargas de rayos.

Entonces que hacer en caso de tormenta, refúgiese en un bosque de coníferas. Hay un problema práctico: los árboles de hoja ancha protegen mejor de la lluvia que las coníferas, excepto los cedros, pero es preferible mojarse que ser alcanzado por un rayo. ¿No le parece?

- Vídeo -



Fuente: astroyciencia.com

0 comentarios Google+ 0 Facebook





 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio