A+
A-
Bóveda de semillas

Esta enorme bóveda de semillas fue construida para almacenar una cantidad de las primordiales variedades de semillas que hay en el planeta. Su primordial propósito es el de salvaguardar la biodiversidad de especies, por lo menos de las que sirven como alimento. Este especial silo es popularmente conocido como la "bóveda del fin del mundo" (en inglés Doomsday Vault).

La Bóveda Global de Semillas de Svalbard (en inglés Svalbard Global Seed Vault) se sitúa cerca de Longyearbyen en el archipiélago noruego de Svalbarde. El sitio fue escogido por su seguridad sísmica y porque, al estar excavado en el suelo por siempre helado del territorio ártico (permafrost), posibilita la conservación de las semillas.

Fue construido a 130 metros de profundidad en una montaña de piedra arenisca localizada en la isla. Los proyectos se iniciaron en marzo de 2007, siendo su inauguración el 26 de febrero de 2008, con 100 millones de semillas procedentes de cientos de países de todo el planeta. El complejo subterráneo tiene tres almacenes con capacidad para albergar 2.000 millones de semillas, que sólo van a ser sacadas suponiendo que se hallen extintas. Hasta entonces las semillas se conservarán a 18º bajo cero en cajas de aluminio cerradas herméticamente, lo que garantiza una baja actividad metabólica y un estado impecable de conservación durante mucho tiempo.

Bóveda de semillas

La bóveda esta construida para no sufrir daños frente a una actividad volcánica (terremotos), radiaciones o incluso hasta una crecida del nivel del mar. En caso de fallo eléctrico, el permafrost (capa de suelo permanentemente congelado —pero no permanentemente cubierto de hielo o nieve—) del exterior actuará como refrigerante natural. Los más destacados patrocinadores de esta sobreviviente idea son la Fundación Bill y Melinda Gates, el Reino Unido y Australia. Noruega tiene como función los gastos de cuidado del complejo.

La falta de biodiversidad es en la actualidad uno de los mayores retos para el medio ámbito y el avance sostenible. La diversidad de los cultivos alimentarios está bajo recurrente presión. La consecuencia tiene la posibilidad de ser una pérdida irreversible de nuestras opciones de cultivar plantas adaptadas al calentamiento global, a novedosas patologías y a las pretensiones de una población en desarrollo.

Si las semillas se perdiesen, entre otras cosas por culpa de una destrucción natural, guerra o sencillamente debido a la carencia de elementos, los bancos de semillas serían restablecidos con semillas de Svalbard. Gracias a la participación de la fundación de Microsoft, como a la de los colosales de la industria transgénica (DuPont/Pioneer Hi-Bred, Monsanto o Syngenta) podemos contar con esta gran aportación que ha levantado inquietudes sobre el propósito final del emprendimiento.

- Vídeo -


- Abierta por primera vez para abastecer de semillas básicas a Siria (2015) -



Fuente: lareserva.com

1 comentarios Google+ 1 Facebook

  1. Una iniciativa ejemplar, alguien piensa en los demás.

    ResponderEliminar

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.


 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio