A+
A-
Arquitectura brutalista

El brutalismo o funcionalismo es un estilo arquitectónico que formó parte del Movimiento Moderno y que, como parte de tal, intentaba romper con el modelo tradicional de la arquitectura por todos conocida, formada normalmente por geometrías angulares repetitivas, dejando a un lado la ornamentación y la estética, no todos los edificios brutalistas están hechos necesariamente de hormigón. El brutalismo nació durante los años 50 y su apogeo se mantuvo hasta los años 70, inspirado inicialmente en el trabajo de los arquitectos Le Corbusier y Ludwig Mies van der Rohe. En sus principios estaba inspirado por el trabajo del arquitecto suizo Le Corbusier (en particular en su edificio Unité d'Habitation) y en Eero Saarinen.


Sin embargo, el brutalismo no aparece solo debido a las nuevas tendencias en la arquitectura de la época, sino que lleva emparejado un importantísimo conjunto de cambios, esencialmente sociales y políticos, originados en gran parte por la Segunda Guerra Mundial. Estos cambios se evidenciaron en infinidad de facetas de la sociedad, y en el ámbito de la arquitectura, el brutalismo fue el mayor representante.

Arquitectura brutalista

Museo de la Evolución Humana

El nombre de este movimiento tiene su origen en el vocablo francés “béton brut”, que en español significa ‘hormigón crudo', término usado por Le Corbusier para reseñar sus materiales favoritos para la construcción. Tiempo más tarde, Reyner Banham crítico de arquitectura británico llegaría a adaptar este término a su idioma renombrandolo como brutalism (brutalismo en español), término que establecía el estilo emergente debido a la falta prácticamente total de decoración que lo caracteriza, así como al gran tamaño de sus edificios y a la total manifestación del hormigón en sus fachadas.

Su primordial innovación frente a otros estilos arquitectónicos radica en exponer los servicios al exterior. Todo elemento auxiliar que normalmente permanecía oculto a la vista, es puesto de manifiesto en la fachada, como pueden ser los tubos del agua, los sistemas de ventilación o el cableado del edificio, es decir, el brutalismo busca el funcionalismo y la eliminación de convencionalismos.

Hoy en día muchos son los edificios con esta innovación brutalista. Podemos encontrarlos construidos en distintas ciudades del mundo; bibliotecas, teatros, colegios o inclusive en complejos urbanísticos caracterizados por su exclusivo tono grisáceo aportado por este material de especial resistencia, nos referimos al hormigón.

- Vídeo -



Fuente: construirunmundonuevo.com

1 comentarios Google+ 1 Facebook

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.


 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio