A+
A-
Olas del mar

¿Por qué es salada el agua del mar?

La tierra se distingue de otros mundos y planetas, precisamente por esa vasta extensión de agua que domina su superficie. Tal como ya sabemos, dos tercios de la superficie terrestre están cubiertos por mares y océanos, donde comenzó a evolucionar la vida. Hoy en día, los mares albergan una amplia diversidad de animales y plantas acuáticas, que van desde organismos muy pequeños llamados microscópicos, pues sólo pueden ser vistos a través de un microscopio, hasta el más grande de todos los animales del planeta, la hermosa ballena azul. Pero también podemos pensar en los mares y los océanos como en una enorme maquinaria que produce y modifica el clima del planeta. Esto lo hacen al transportar cantidades enormes de agua a todo el globo terrestre, mediante la evaporación.

Cuando se formaron los océanos y mares, hace unos 4.000 millones de años, el paisaje de la tierra parecía un verdadero infierno y todo el planeta se veía como son hoy los manantiales y piscinas de las regiones volcánicas: un paisaje humeante, hirviente y ácido.

Las fuertes lluvias ácidas que provenían de los volcanes, reaccionaron o se juntaron con rocas de la tierra y las degradaron o disolvieron. La acción de disolver la tierra aumentó con las grandes lluvias de entonces, producto de la actividad de todos los volcanes del planeta. Según los científicos, fueron estas inmensas lluvias las que fragmentaron las rocas y las redujeron a sales. A su vez, las sales llegaron a los océanos conducidas por las corrientes de los ríos.

Si todo esto ocurrió hace tantos millones de años, ¿por qué se ha conservado salada el agua de los océanos?

El llamado ciclo del agua, ha logrado que el agua se conserve salada. Si repasamos lo que acabamos de ver, tenemos que el agua se evapora de los océanos, forma nubes y las nubes caen luego sobre los continentes en forma de lluvia. Estas lluvias son arrastradas por los ríos que, al correr, lavan los suelos de la tierra y en ese proceso disuelven nuevas sales que llegan a los mares. Y así continúa el ciclo, un juego eterno que se repite una y otra vez.

Con el paso de miles y miles de años, se ha establecido un equilibrio entre lo que pierden de sales los océanos con la evaporación y lo que aportan de sales los ríos cuando fluyen lavando la tierra. Por esto mismo, el medio oceánico se estabilizó. Y cuando eso pasó, apareció la vida, que necesitaba esa estabilidad y que contribuyó al equilibrio general.

Podemos imaginar entonces, el agua salada de los océanos como una gran “sopa”, compuesta de diferentes elementos. El agua salada de nuestro mar está compuesta por un 96,5% de agua pura, como la que cae del cielo en forma de lluvia, y por un 3,5% de sales, como la sal que acostumbramos comer con nuestros alimentos. La mayoría de las sales del agua de mar están representadas en elementos químicos como el sodio, el cloruro y el magnesio.

Es posible entonces, llegar a una conclusión: la sal de mar proviene originalmente de los minerales de las rocas de la tierra, que se van disolviendo por medio del agua lluvia. Estos minerales son arrastrados por los ríos, hacia el mar.

Rio arlanzón - Burgos

¿Por qué es dulce el agua de los ríos?

Tan sólo el 3% del agua de la tierra es dulce, es decir que no tiene olor, ni color ni sabor. Esto significa que contiene concentraciones muy bajas de los minerales disueltos que componen el agua salada del mar. Aunque nos parezca pura y al saborearla no sintamos su sabor salado, el agua que llamamos dulce, generalmente tiene cierta cantidad de algunos minerales disueltos como calcio, sílice, magnesio o hierro.

Ya hemos visto que la mayor cantidad de agua de nuestro planeta está en los océanos. Por lo tanto, la proporción de agua en los mares es inmensa, comparada con la que existe en los ríos y lagos de los continentes. Una molécula o unidad mínima de agua permanece durante miles de años en los océanos y tan sólo unas semanas en los lagos y ríos. Debido al gran tamaño de los océanos, las sales que llegan a ellos se quedan allí durante mucho tiempo. Esta es la razón por la cual el agua del mar es salada.

Por el contrario, las sales que van disueltas en el agua que corre por los ríos, y que nosotros llamamos comúnmente “agua dulce”, permanecen poco tiempo allí debido a su constante movimiento.

Podemos entonces concluir que el agua de los ríos y los lagos es dulce porque las sales disueltas no se almacenan allí, debido a que son llevadas hacia los mares con gran rapidez y por lo tanto no permanecen en solución en el agua dulce por mucho tiempo.


universidad de los niños (EAFIT)
Fuente: archivo PDF

5 comentarios Google+ 5 Facebook

  1. Gracias por compartir esto! muy bien explicado. ;)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, a usted, por consultar nuestra página. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias x la información
    Me es muy útil
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegra conocer que fue de tu agrado. Saludos también para ti.

      Eliminar
  4. que buen argumento papuuuuuuuuuuuuuuuuus

    ResponderEliminar

Nos puedes dejar un comentario, una opinión, o tu experiencia sobre este artículo. Queremos que participes, porque aquí tú eres el protagonista.


 
2013 - 2018 Te interesa saber



Política de privacidad




TiS, con tecnología Responsive Web Design y Blogger

Ir a inicio